Una cosa es el carro que habla (o sea el mío) y otra es el carro