Todo comenzó en bombas. Íbamos a un paseo de descanso. Para respirar y admirar la naturaleza del Archipiélago de Las Perlas para salir de la rutina de los domingos. Íbamos todos bien emocionados que pasaríamos un día en familia paseando en bote. Este paseo termino con bebes felices y papas con moretones, hambre y mas cansancio.
Unos familiares nos invitaron a pasear en bote bien bien chévere. En la playa estaba mi amiga Sofy, la de @lacocinadesofy así que ademas de ser divertida yo se que las picadas y la atendedera estaría al 100% buenaza. Entonces por acá todos con sunblock, floaties, y juguetes de playa llegamos al destino y bajamos todo a la playa. #BabyAlvaro feliz apenas toca el agua que se quita el vestido de baño y decide que ese es su tema. A modo playa nudista. Sin pañal, sin vestido de baño, y sin floaties. Después de corretearlo bajo el sol por unas horas decidí dejar de luchar y lo deje andar desnudo y libre. Solo se me ocurrió ponerle mucho sunblock en spray por todo su cuerpito y partes privadas (que era lo que mas me preocupaba). Entonces enfoco mi atención en mi otro hijo #V que estaba feliz jugando con los niños grandes correteando por la isla desierta, el perro, y la bola. La verdad, estaba bien de revista el panorama. Al ver todo mas o menos controlado, decido ir a socializar con los adultos que me invitaron. Agarro el thermito, le hecho una bebidita rica y me meto al mar a conversar con los grandes, en oración completa. El nudista al ver que mamá iba al agua también quiso venir conmigo. Así ahí en el circulito de señoras estaba #BabyAlvaro feliz chapoteando, cuando de repente sazzzzz siento un golpe muy fuerte en mi cabeza como una contracción de embarazo, pero arriba del ojo izquierdo. Veo que las señoras del circulo gritan y dicen busquen hielo. #BabyAlvaro, quien no se va con nadie, se cambio de piernas y quedo sentado con la tía de en frente y me decía con su dedito “mami yayai…” Cuando me toco el cachete siento sangre!!! Me quite la gorra de una vez y comienzan a ver que es muy profunda la herida… Pues que tal que mi primogénito me había tirado una roca. No una conchita ni una pierda. ¡No! Una roca grande y puntiaguda y me rompió la cabeza. Fue un accidente, pero solo podía pensar si esa roca le hubiera caído a #BabyAlvaro. Uff, que suerte que me cayó a mi. A lo que otra mamá dice, “Ay, yo leo tus cuentos y pensaba que estabas exagerando pero ya veo que no.” Otra contesta, “Yo tengo hijos hombres y pensé que los míos eran unos salvajes, pero los tuyos son peor.” #jaja Al verme con una mano en la cabeza con hielo y con #BabyAlvaro en la otra mano, el #Mr afuera del agua castigando a #V en la sillita (en este caso de arena) triste… Todos se fueron alejando de mi circulito y quedé yo nuevamente sola y avereada, pero en familia. Después de levantarle el castigo a #V por insistencia de las otras madres ahí presentes que alegaban que como lo iba a dejar ahí en el sol bla bla bla… Recuerden que era una isla desierta. No hay paraguas ni casa ni nada. Me convencieron y cuando llegue a perdonarlo, que creen? El muy entretenido ya había hasta hecho un castillito de arena. Bien como la mamá, si te tiran limones has limonada. No?
La mañana continuó sin mas percances… En el bote cuando fui a dormir a #BabyAlvaro que insistía que quería dormir afuerita donde el motor hace bulla, yo salí, me resbalé, y caí al piso con toda la fuerza pero sosteniendo al bebe para que quedara sin un solo rasguño. La mamá mojada y moreteada en múltiples lugares pero con bebe seguro. Después de 15 minutos entre el sonido del agua, motor y viento, él se durmió y pude entrar a comer rico rico. (Como única comida del día). Recuerden que el piedrazo no me dejó disfrutar las picadas en bombas que estaba ofreciendo Sofy.
Así terminamos el paseo de vuelta a casa: los bebes felices, papas extenuados, y creo que los que nos invitaron se tomaron la foto con nosotros porque no nos traen más. A modo: La Pasaste bien? Pues tomate la foto porque no vienes más. #jaja Al bajarnos del bote mientras empacábamos los carros, escuchábamos esta conversación entre el primito dueño del bote y #V.

Primito: Te voy a llamar para invitarte a mi casa.

#V: no a tu casa no, al bote.

Es q no puedo negar que son mis hijos. La pasamos bombas!!! La playa estaba divina, la comida y la compañía deliciosa. Salud por los días familiares diferentes.
Al llegar a casa, bañé a todo el mundo, les puse mucha cremita, y me quede dormida a la par de los bebes. Me desperté hoy a las 6 am cuando uno saltaba en mi cama.
En conclusión, cuando uno se sale de la rutina que diceennnn que no es bueno para los bebes y que no hay que acostumbrarlos, uno debe estar abierta a toda posibilidad y vicisitud. En vez de pasar un domingo en familia en casa, decidimos pasear en bote… Y creo que mis bebes lo disfrutaron al máximo. Es más, creo que podemos acostumbrarnos a esto si no me matan en el camino. A vivir la vida sin rutinas. Y solo quiero agregar que estuve al borde de llegar a urgencias por caída y lesión. Pero el lugar estaba tan bello y a mí me encanta tanto el mar que olvidé todos esos pequeños detalles y sentimientos de dolor extremo. Hoy solo quedan como recuerdo en los moretones y raspadas de nalga, codo, cadera y pantorrillas. #GraciasAnaYJose #FamilyTime#LosMonstritos en acción en la isla desierta.

(Visited 400 times, 1 visits today)