A ver, como me explico… Mi primogénito es un terremoto. Ya es casi costumbre que el niño me ponga en las situaciones más extrañas, como la vez que me autosecuestré a mi misma. Eso fue divertido…

Y si eso no fuera suficiente para convencerle a ustedes chicas que matan por casarse que la vida post-hijos es difícil, aquí les dejo un par de consejos de madre para que vivan #FelicesPorSiempre.

(Visited 148 times, 1 visits today)