Este fin de semana que pasó, el #Mr se fue de viaje. Como mi casa es un caos mundial, siempre que falta un integrante del equipo hay que buscarle refuerzos,  avisar de antemano y prepararnos acorde. Ante el cambio, ya yo venia estresada, pero el Mr también tiene derecho a paseos de esparcimiento personal. Así que lo despedí, le dije que disfrutará, y que la pasara bombas porque acá la casa iba a estar en orden esperándolo. Y el pelao se fue en su Uber al aeropuerto feliz de la vida.

Me he pasado todo el fin con los pelaitos y se han portado más o menos bien. O sea, mejor de lo que esperaba. Mi suegra, para mi mala suerte, estaba operada y no podía moverse, así que solo contaba con la ayuda de mi mamá (y mamá aguanta a mis hijos en dosis pequeñas, pero ahí estaba tratando lo mas posible de poner buena cara, y con la dolo-neurobion a la mano para tomarse varias cada 6 horas). #LaTiaEstela

Fuimos desde temprano a patear bola, al teatro, y luego a comer a un restaurante con parquesito. Los traje a la casa extenuados y listos para el baño y la pijama.

Alisté a #BabyAlvaro y se lo di a mi mamá para que lo durmiera. Y #V andaba en su motito por toda la casa. Cuando salgo del cuarto para buscarle la mamadera siento que se metió a mi cuarto y se trancó.Yo le toqué y le toqué y no respondía, no abría, y yo pegaba la oreja a la puerta pero no se oía nada. Y me empezó a entrar la neurosis. Yo me imagine lo peor. Un niño inquieto como #V de 2 años en un cuarto con ventanas, con espejo gigante, con conectores de luz, cables de TV, etc. De verdad que ya yo gritaba, pegándole a la puerta. Fui a buscar a mi mamá que ya casi tenía dormido a #BabyAlvaro así que desperté a #BabyAlvaro sin querer. No tenía ni zapatos, ni celular, ni cartera porque todo estaba dentro del cuarto trancado.

La vecina no contestaba, y ya yo había buscado cuchillo para abrir la puerta y nada. Después de 10-12 minutos de pánico que en estos momentos son una eternidad se me ocurre bajar a todos los pisos del edificio tocando piso por piso gritando desesperada, a ver quien le abría a la mujer sudada sin zapato llorando. Yo quería llamar a Magnolia, a la policía y a los bomberos, alguien que sacara a mi bebé del cuarto trancado lo más rápido posible.

Mientras yo hacía mi recorrido por el edificio, mi mamá se quedó arriba cargando a #BabyAlvaro que ya estaba llorando del escándalo que yo formé pegada a la puerta del cuarto tratando de ver si alguien contestaba. Toqué un par de pisos y nadie me abría a la rapidez que yo quería. O sea yo mantenía un pie en la puerta del ascensor y otra estirada tocando el timbre, gritando ¡ábranme rápido!  Me imagino que la gente pensó que era un ladrón o alguien en drogas. Pero bueno yo estaba en un momento que mi look y mi comportamiento no era lo mas importante. Lo mas importante era sacar al bebé del cuarto con vida. #Drama

Finalmente llego al piso 4 y me abre un pelaito teen que de seguro estaba en party privado con un pay. Porqué digo esto? Bueno, porque me abrió mas despelucado que yo, sin camisa y buena música a todo volumen.  El pobre me abrió y se me queda viendo mientras que le grito: ¡Llame a Magnolia que mi hijo está trancado en el cuarto! He ido a todos los pisos y nadie me ayuda. No tengo celular ¡por favor hágalo rápido!

Y él me pregunta si es un bebé. Yo como la misma loca con alaridos le contesto que sí y que se apure por favor. Cuando subo, ya mi mamá había logrado que  #V hablara así que ya sabía por lo menos que no se había ahorcado con los cables de la TV o tragado el alcohol veneno que tengo escondido arriba del lavamanos. De repente, mi mamá inteligentemente le dice que aquí afuera esta #BabyAlvaro y que abra la puerta porque el hermanito quiere jugar. Y el pelaito medio que destrancó. De una abrí la puerta con una patada que casi lo tumbo. Lo mordí, lo pellizqué, lo sacudí, le halé pelo, todooooo a la vez y me puse a llorar. El shock de #V fue instantáneo y quedó congelado al verme tan desquiciada. Yo bajé donde el teen lo más rápido que pude, a decirle que no llamara a nadie y que continuara con su agenda.

Y  cuando regresé #V aún estaba como una estatua llorando. Me agacho a explicarle porque me hizo llorar, que pensé que se había caído y que no lo iba a poder abrazar. Que me preocupó mucho y que por eso yo lloraba. Le pregunté si me quería ver llorando otra vez.  Me hizo con la cabezita “no”, y me abrazó. Digo, no duro mucho pegado, pero me abrazó.

Es que él de verdad cree que todo es relajo. En verdad no mide consecuencias. Pero tampoco es que lo hace de maldad. Después de este percance le dije que nadie se puede trancar en la casa porque está prohibido. Y bueno que tal, ahora yo me voy a bañar y si me tranco él se para afuera de la puerta a gritar: NO TRANQUE, NO TRANQUE.

Entonces solo me quedo pensando, que prefiero NO TRANCAR JAMASSSS y bañarme con público que volver a sentir esa incertidumbre y agonía que sentí por unos minutos.

Las reglas son para todos. Y todos en casa debemos seguirlas. #HeDiCho #NadieTranca Comprenderán que cuando llegó el #Mr tuve que contarle todo los detalles de lo sucedido y avisarle que de ahora en adelante él también se tendrá que bañar y afeitar e ir al baño en compañía porque en esta casa NO SE TRANCA. Y al vecinito solo me queda disculparme y desearle suerte. Espero no haber pasmado nada tan grave.

(Visited 936 times, 1 visits today)