Las mujeres tenemos ese gen de Inspector Gadget. O sea cuando uno estaba de  novio  uno estaba pendiente quien miro a quien, quien parapadeo un poquito mas lento de lo normal, quien se maquilló y quien se puso perfume. Y de una vez captábamos las andanzas. Y bueno cuando llegaron los celulares no había PUK que no supiéramos descifrar. Nosotras teníamos el don de saber quienes estaban en la fiesta solo con pasar por fuera del establecimiento y viendo que carros estaban parkeados. Con esta información ya sabíamos con quienes estaban y a que hora se acabaría el evento.

Nos agilizó mucho este trabajo el internet y las redes sociales. Todas sabemos que lo primero que uno hace es ver los instagrams, facebooks de esa noche. Eso nos da una idea de que tipo de evento fue. Luego comenzamos la investigación profunda. Y ahí es donde comenzamos a ver fotos de todas las personas taggeadas. Pero no para ver personas desconocidas posando. Sino para ver lo que esta pasando en el segundo plano de la foto.

O sea toda buena detective sabe que la gente que sale atrás de fondo, desprevenida, conversando, paraditas así mas o menos, esas son las personas que te dicen la historia y los cuentitos de la party. Entonces dicho todo esto, la realidad es que nosotras avanzamos con la tecnología y los avances del mundo. Continuamente nos preparamos y estudiamos para afrontar cualquier código de seguridad, pregunta secreta, numero favorito. Siempre, siempre pudimos llegar al fondo de la verdad. Fuimos expertas en las “averiguaciones”. A veces nos tomaba mas tiempo y a veces nos hacíamos las idiotas, pero de que sabíamos la verdad, la sabíamos.

Sin embargo los pelaitos vienen mucho mas preparados que esto.

Osea ellos vienen con audio amplificado y visión radios x.

¿Se acuerdan que les conté que salir del cuarto del bebe era casi una coreografía del Cirque de Soleil?

Ahora que los tengo más grandecitos quiero confirmarles que no se pone mejor. Irse y llegar a la casa se vuelve problemático a otro nivel. Ya no tengo que ser Inspector Gadget ahora estoy más en tema 007/la mujer invisible. Osea estos niños vienen casi con radar de GPS.

Uno tiene que parkearse lejos, llamar a la nana para avisar que uno viene llegando. Que por favor los entretengan y los metan al cuarto con volumen de las canciones alta. Para que no se escuche el click de la puerta. Y  poder llegar con calma, dejar la laptop, orinar, y cambiarse uno a ropa de casa. Como ellos escuchen el carro llegar de una se convierten en mounstritos  extreme.

Este es el escenario:

Yo he tenido que llamar a la nana y decirle que vengo llegando que me voy a parquear en la calle para no abrir el portón del carro y así ellos no se den cuenta. Le pido por favor mételos al cuarto para que yo pueda entrar por la puerta principal y así irme corriendo a mi cuarto a cambiarme. O sea casi como cuando uno (en la juventud uffff) entraba por la ventana de la casa a deshora llegando de RockCafe, aterrada, orinándose y sin zapatos. Bueno así mismo pero de adulta y pagando hipoteca. Y haciéndolo TODOS los días. #extenuada

Pero créanme, yo he tratado de llegar como una persona normal que paga renta en su hogar. Y ha sido caos. Yo un día trate de llegar normal y explicarles que mamá se tiene que cambiar y que ya voy a jugar con ellos. Y estos pelaos se arrebataron. Uno amarradito en la silla de comer me escucha y grita, avienta la comida o lo que tenia al frente al piso y el otro viene con su bicicleta (dentro de la casa) y me atropella para caerse y tumbarme. Yo ando sudada con laptop en mano, catalogo de vestuarios, y thermo lleno de agua que todo se derrama al piso.

Entonces mientras que le explico que me de chance de irme al cuarto 5 minutos a bañarme rapidin y ponerme ropa el entendió que el se va a bañar también así que comienza a quitarse la de el…..a todo esto el otro todavía esta grita que grita desde la cocina y yo les pido que los saquen de la sillita y lo pongan en el piso para que se calme. O sea en 5 minutos revolucioné la casa y quede sin bañarme sin ir al baño y con la entrada de la casa mojada, un bebe encuero, otro lleno de comida gateando en el piso ensuciando todo. Las nanas tratando de apaciguar y no de los mejores humores.

Nombe esa no es bienvenida para nadie.  Más sencillo es la opción 2. Parquearme lejos, si vengo en tacones camino descalza hasta la casa y entro en silencito después de auto atenderme (dígase lo básico: bañarme, orinar, cambiarme ropa) entonces salgo a atender a los mounstritos.

Como diria el Mr.: Bestia Mónica esto no esta fácil. ¡¿De donde sacan tanta energía?!

A lo que yo contesto: NO SE.

Lo que si agradezco, es que ese dote que tenemos las mujeres de detectives, que hoy le dicen “stalkers”, más adelante en la vida nos sirve para esto. Para vivir un capitulo de 007 diario.

(Visited 661 times, 1 visits today)