La vida social de un bebe es digna de contratación de una personal assistant. Pero ésta personal assistant debe ser más eficiente y organizada que la PA de Kim Kardashian. Al nacer ya debes de agendar cita médica una vez al mes con el pediatra. Esto, si el bebe es saludable. Si tiene alguito que hay que verle especial, debes agendar también con Dr. Especialista. A éstas citas agrégale el vestuario y la mantita pertinente, con baberito a modo combo. ¡Imagínense si agendar el almuerzo de las amigas una vez al mes es un desastre, calculen ir al doctor  y al Dr. Especialista! Una cita con el doctor rara vez comienza puntual y encima debes verlos todos los meses por el primer año. Ya ahí llevas un día perdido del mes.

Al tema de salud, agreguémosle el tema recuerdo protocolar. Las famosas fotos de moda; hay que tomarles de recién nacido. Osea que dentro de todo el estrés de dar pecho, esterilizar todo y de amarrarlo en la sillita del carro con los nervios de punta. Están esas fechas donde hay que agendar sesión de foto a la semana de nacido, luego al mes y luego cuando le salen los dientes, el pelo, la risa, cuando aplaude… #nombe. Y a esta cantidad de eventos que son fijos y necesarios en la vida de un bebe, agreguémosle lo social.

El tema favorito de toda mama: los cumpleaños.

Captura de pantalla 2016-02-24 a las 8.01.50 p.m.

Yo personalmente voy a TODOS los cumpleaños que me invitan, porque siento que es cómo cuando te invitan a una boda. Siempre hay una lista y siempre alguien se quedo por fuera por tu cupo. Encima las mamás de hoy en día hacen cumpleaños que son casi una producción teatral. Osea que me parece de mal gusto faltar ante tanto esmero. Si a uno lo invitan yo trato en mi 100% de asistir, jugar, comer, llegar de primera, irme de última, comer cake, romper piñata. Soy invitada participante activa al 100%. Yo definitivamente valido mi invitación. Canso a mis hijos las 4 horas que dure el evento.

Sin embargo, tengo que admitir que no es fácil cumplir con esta regla. Porque son muchos cumpleaños y uno se confunde.

Yo un día con mi primogénito cuando me sentía inspirada en cada outfit de cumpleaños, le saco su cadena de oro, su dijecito de la virgen y le almidoné su conjunto Pili Carrera. La nana, que se tomaba más tiempo que yo en arreglarse se vestía de blanco y se maquillaba y cambiaba aretes y todo. Ambos listos bellísimos con mantita a juego con babero y coche. Yo, así mas o menos arregladita pero feliz con mi bebe. Y cuando llego, veo que no hay ni un globo y hay reunión de teachers de la escuelita que usa instalaciones en la mañana.

Pregunto: ¿disculpen, no hay un cumpleaños aquí? y me responden que no, que ese cumpleaños ya fue ayer. Osea, ¡¡¡¡me lo perdí!!!! Y lo peor es que no fui a trabajar y tengo al bebe disfrazado de príncipe sucesor de Inglaterra. Yo les pedí respetuosamente que me prendieran un aparato que metieran a mi bebe a jugar SOLO… para que por lo menos piense que fue a un cumple y no denomine a su mamá como mentirosa desde tan temprana edad. Ellas con cara de lástima extrema me ayudaron a entretenerlo por 20 minutos y luego ya nos fuimos a casa, con la mejor de las perchas.

Captura de pantalla 2016-02-24 a las 8.01.58 p.m.

Otro día, ya con mis hijos más grandes, no pude tomarme la tarde libre así que resolví en solo dejarlos e irlos a buscar. Y cuando llegue a buscarlos, entré al lugar y no reconocí a nadie. Encontré a la nana y le pregunte: como se han portado, si han jugado bien y si comieron y me dice que no. Que no había ni los pollitos con bacon, ni los mozarella fritos, ni la pizza de pepperoni que le gustaba a los niños, ni pollito. Cuando veo bien estábamos en un cumpleaños kosher. Donde claro que servían comida kosher y más saludable, que por supuesto mis hijos no les agradaba en lo absoluto. Yo de una vez pedí disculpas y me fui del lugar. Disculpándome con la dueña del cumpleaños que jamás había visto en mi vida.

El colmo fue cuando mi mamá me hizo el favor de llevar a los bebes al cumpleaños y yo los iba a recoger después de mis clases. Cuando salí de clase, recibí un chat de mi prima que estaba en el cumpleaños que decía que no había visto a mis bebes. Que qué raro que no los mandé. Y yo le chateo: “como así, si ya voy para allá a buscarlos?” y me dice: “Mónica, aquí no están.” Y yo ya me arrebaté porque pienso en todo lo peor. Llamo a mi mamá a ver a donde ella dejo a los bebes. Y me responde que arriba de Studio 9, donde me dijiste. De una vez llamo a mi prima a decirle que mi mamá los dejó ahí, que es imposible que no estén. Imagínenme a mi saliendo sudada, descalza, despelucada, gritando por ese celular ya casi corriendo al lugar de cumpleaños y buscando alterada y abrumada la llave del carro con la cartera abierta y la agenda desparramada en el piso, porque de tanto ajetreo se me cayó y se me salieron todos los papeles y facturas etc.…

Agachada, afuera de mi carro, recogiendo el desastre escucho el celular: “que te parece que el cumpleaños no es arriba de Studio 9, es en Balboa Boutiques”. A lo que yo me desacelero y meto todo en la cartera, abro el carro y camino hacia el lugar de cumpleaños, para encontrarme a mis hijos y nanas esperándome afuera con canastita, globos, y un pollito que se habían ganado de premio en el cumpleaños de alguien completamente desconocido. Sin contar que el regalo que yo compré era para una niña y éste cumple al que fueron era de un niño. (Según me dice la nana). Porque jamás descubrí quienes eran dueños de la fiesta. Ya que realmente venia drenada física y mentalmente, no tenia mas energía de entrar nuevamente, quitarme zapatos, disculparme, regresar el pollito que se ganaron y las canastitas, explicar porqué di un regalo de niña y bueno aguantarme el llanto de los monstritos que les quité todos sus premios de la tarde. Sinceramente ya no podía mas, así que en silencio dejé que se montaran al carro. Y maneje rumbo al hogar.

Captura de pantalla 2016-02-24 a las 8.02.14 p.m.

A falta de asistente que le lleve la agenda a estos pelaos, yo les puedo asegurar que realmente si me invitas voy y si no me invitas también puede que se aparezcan mis monstritos en tu evento.

Y esto sólo son fechas y transportes. Aún nos falta el tema de la ropa, medias y zapatos que combinen para cada actividad. Y aún no tocamos el tema de la escuela, los días temáticos, de colores, las cartulinas, escarcha, palitos de paleta, niños estrella, foto familiar… etc.

Oye es un lío muy grande todas estas actividades. Queda claro que seguir la vida social de estos pequeños es un trabajo de los dioses. Y podemos agregarle a las nanas, asistentes, y abuelitas que nos ayudan a cuidarlos, que además de darles amor y atención, deben ser organizadas con la información para poder rendir en este trabajo.

#Actividades #LosBebes #LasEscuelas #TODO #Extenuada

(Visited 440 times, 1 visits today)