La vida y los horarios. O sea yo amo vivir pero no me gusta despertarme. Y saben todos esos dichos de DESPIERTATE y ataca la vida. Bueno yo me despierto con calma, tomo café y luego ataco. Cada quien en su rutina, que le funcione es lo importante ¿no? Ya sabemos que la rutina diaria es difícil por eso a veces hay que desviarse del camino frecuentado para airearnos.

Repito, a mí­ no me gusta despertarme temprano. Es como yo explico todo el tiempo. Cuando yo no tenía hijos jamás desayunaba porque a esa hora yo dormí­a. O sea me despertaba al medio dí­a y sin salir la noche anterior. Simplemente me despertaba de dormir bastante. Hoy en dí­a lo único que pido al despertarme a las 4, 5, 6, 7am es que me den un cafecito. Ya hasta frio me lo tomo facilito.

Y debido a la falta de sueño, propio de un hogar con 2 monstritos con menos de dos años. (Así­, al mejor estilo de Kate y William de Inglaterra, o sea los reyes pues, que ni con título se salvan del cansancio de ser padres.) Por ese estilo de cansancio absoluto al estilo KINGS, hemos decidido salir de viaje con amigos varios, que tienen hijos de diferentes edades, pero que todos tenemos los problemas usuales de una familia numerosa. Un viaje especialmente para descansar un poco y echar cuentitos. Todo el mundo a tiempo en ese aeropuerto, listos para tomar el avión.

Felices llegamos al “Hotel Ecológico” y nos dicen que parte del show es despertarse 6am a ordeñar una vaca. A lo que yo contesto: NO ME INTERESA, gracias. Tengo 2 años dando pecho y la verdad, BEEN THERE DONE THAT. No es necesario repetir la actividad ahora con un animal ajeno y además levantarme temprano en vacaciones. Y mi amiga con hijos teenagers agrega (con copa en mano): Mira a menos que de esa vaca saques champaña a mí­ no me están despertando. “No toy”.

Y los del hotel pues un poco impresionados y molestos que este grupo en particular no quiera participar de las diferentes actividades que nos ofrecían en la mañana. Mandamos a la vocera del grupo a dictaminarles las reglas de nuestro paseo. Descansar, Comer, y no hacer más nada. GRACIAS.

Dos días de descanso, chistecitos y buena comida. Suficiente para recargar y llegar listos a esa casa a trasnocharnos. #wohoo ¡Monstritos BRING IT! Y querido Kate y William los invitamos cuando quieran. Esta obsesión por siempre estar haciendo algo está afectando hasta nuestras vacaciones. Que tiene de malo solo estar… ahí… en cama… en silencio sin actividad programada. Y digo los hoteles pasándose en la creatividad….Ya que dejan de pagarle al pescador porque hacen que los turistas salgan a pescar su propio almuerzo. #Nombe

(Visited 637 times, 1 visits today)