La fe que es inculcada desde chicos es la misma fe que prevalece en la vida de cada uno. Yo siempre estoy clara que Dios nos escucha y nos da lo que podemos manejar y lo que merecemos. Él tiene el plan maestro.

Hace más de 15 años mis primos y yo tuvimos un incidente importante. Como todo en esta vida cambia. Nosotros en esos momentos rogábamos al cielo por hielo para seguir la rumba, y se nos apareció un cooler en media calle con hielo, no lo podíamos creer. Y al llegar a deshora, medio retrasaditos a la casa, tuvimos que explicar que llegamos tarde porque tuvimos una aparición y seguimos la rumba.

Años después me pasa lo mismo pero con comida. Me sentí totalmente en contacto directo con el de allá arriba. Me he montado al carro del Mr. A las 3 de la tarde muerta de hambre sin haber almorzado iba acelerada porque no quería llegar tarde al ensayo de las 4. Cuando de repente veo en el asiento del pasajero que hay un cartuchito manila como de comida. Lo toco y esta calientito. Yo me dije, en serio yo soy buena gente y eso, y tengo una fe muy grande y sé que Dios me escucha a diario, Pero estoy en shock de la inmediatez. O sea ÉL me apareció comida porque me oyó mi plegaria de moribunda. ¡INCREIBLE! y cuando abro el cartuchito incrédula de que esta situación estaba pasando, encuentro: patacones y hamburguesa forradita sin abrir. ¡Yo mire para arriba y ore! O sea casi el mismito milagro de la navidad o comparado con el de la virgen María. Esto era un milagro que nadie me iba a creer.

Para no dejar, llamo al Mr. que había llegado a la casa hace 15 minutos. Y si alguien nos conoce sabe que nosotros con la comida NO jugamos. Así que me extrañaba muchísimo que a él se le haya olvidado almorzar teniendo comida en el carro. (Nosotros somos la pareja q pide los tríos de McDonalds pero para esperarlos pedimos unos nuggets de picar) O sea esta comida es nueva porque estaba calientita. Lo llamo: Amor aquí en el carro hay una hamburguesa con patacones caliente. ¿Hay alguna explicación coherente? Y exclama: ¡¡Es para el vecino!! Se me paso bajarla del carro. Y ahí es donde se acabó mi ilusión de Virgen María…

O sea no que me había convertido sino que había recibido un milagro increíble. O sea fue un simple ejemplo de como EL HOMBRE no puede hacer un par de cosas a la vez. Hablar por teléfono, bajarle la comida al vecino, parquearse y trancar las puertas del carro. A diferencia de aquí las ladies que nos bajamos, cepillamos dientes, gritando como se cocina el pollo y cargando bebé en la otra mano sin mojarlo. Somos diferentes. Confirmado. Sin embargo no pierdo mi fe de que algún día ellos lo lograran.

(Visited 321 times, 1 visits today)